sábado, 28 de abril de 2007

De como me convertí en un geek de los juegos de mesa?

En primer lugar, creo que éste es el tipo de cosa que uno es y no se hace...Probablemente desde muy niño he sido un fanático de los juegos de mesa, sin embargo, varias circunstancias impidieron que está fascinación no se desarrollará ni siquiera un mínimo. Costa Rica en los ochentas no era necesariamente un mercado altamente desarrollado, era poco lo que nos llega del exterior; la situación económica permitía vivir bien, pero los lujos eran limitados y por supuesto, mucho de esos productos eran en inglés, un idioma que apenas después de los quince empecé a más o menos manejar.

Aún así, algo tuve acceso y recuerdo las horas de horas que pasaba jugando con mis hermanos y vecinos el "20 juegos de la Walt Disney" (una serie de juegos muy simples, pero la mayoría de pequeñas aventuras) o las versiones variadas del monopoly (en mi caso, el Turista Americano y el Nibanco). Por ahí aparecía alguno que otro vecino con Carcachilandía, Veo Veo, Clue o Petrodólares y eran horas seguras de diversión.

No sé exactamente que me alejó de este hobbie, tal vez por que descubrí los juegos de video y lograron sustituir eficientemente ese deseo de enfrentarme a retos de agilidad y estrategia. Horas he pasado frente al Warcraft, Starcraft y Doom (como verán más adelante fueron estos juegos los que ayudaron a regresar a mi amor por los Juegos de Mesa) o en el SNES y el PS2 y sus múltiples posibilidades.

Fue en 1996, cuando estudiaba en Chile y durante un fiesta,que recibí el primer bofetón que empezó a despertar ese amor por los juegos. En un fiesta estaban jugando RISK. Un juego donde se simula una batalla por la dominación del mundo, a través de enfrentamientos con dados entre los jugadores. En el argot de estos juegos lo llaman un "dice fest" precisamente por la enorme dependencia a este mecanismo. Regresando a Costa Rica, pude hacerme de una copia de este juego y fue mi esposa, mi gran compañera de mil batallas.

Una navidad, me regalaron un juego llamado Acquire. Una interesante simulación de un proceso de crecimiento de una serie de cadenas de negocios (originalmente el juego era acerca de una cadena de hoteles). El juego se adquirío en la Universal, pero por mi limitado conocimiento no pude aprovechar para comprar otros juegos que en ese momento trajeron, como lo eran: Diplomacy, "Cosmic Encounter" y "Axis & Allies".


Sería precisamente un año atrás, cuando en una de mis visitas regulares a la Librería Internacional, me encontré con Dungeons and Dragon: Basic Game. Un excelente equipo básico que le permitiría a cualquier grupo de personas adentrarse en el mundo de aventuras y peligros de D&D. Sólo un requisito adicional es requerido: mucha imaginación.

Ese día, regresando a casa, me puso a averiguar si habría algo que no sabía que existía y que simplemente me lo estaba pasando por alto. Fue ahí donde me metí a BOARD GAME GEEK, una excelente página con el más completo inventario de todos los juegos de mesa que se han creado, incluyendo el más viejo de todos: Senet. Me dí cuenta que existen aproximadamente 28.000 títulos de juegos de mesa y la mayoría está muy lejos de ser versiones variadas del monopoly, el Clue o la Baraja.

Y como dije fue precisamente mi pasión por los juegos de computadora como Warcraft y Doom los que me lanzaron directo al precipicio el fanatismo por esta afición. Pues en ese momento, los juegos que precisamente estaba de moda eran unas ediciones recientes de ambos juegos. Una interesante propuesta que trataba de simular los complicados mundos de construcción y destrucción del primero y de laberintos llenos de peligros, el segundo; que a mi gusto lo logran bastante bien.




Hoy he logrado tener un colección relativamente buena con los mejores títulos del mercado, aunque muy lejos de verdaderos fanáticos. Sin embargo, si he logrado encontrar algunos ventajas que hace que este pasatiempo incluso supere el de los VGs.
  1. Jugar contra personas es impredecible, cualquier que haya jugado un VGs sabe que tarde o temprano terminará sabiendo cuando saldrá un orco de la siguiente esquina o adonde están las puertas secretas.
  2. Evidentemente, la socialización es mejor. No hay mejor forma de pasar un jueves en la noche que frente a una partida de Go o de Risk con unos buenos whiskies.
  3. De nuevo, la simulación resulta más real cuando se enfrenta a personas como sería en la vida real, que cuando se enfrenta a un computadora.
Sus grandes problemas:
  1. Su gran problema es conseguir otros jugadores que sean dignos de llevar el juego al nivel que pertenece.
  2. Es muy caro y en Costa Rica son pocas tiendas las que se especializan en este tipo de juegos y son pocos los números que traen.
Difícil será tener la colección de mis sueños....

Muchos pasaran por alto este post, pero aquellos que saben lo que es tirar unos dados o colocar bien las fichas iniciales, saben de donde puede venir semejante fanatismo.

5 comentarios:

George dijo...

No soy tan aficionado a los juegos de mesa pero me gustan bastante. De los que mencionaste, dos me recordaron demasiado a mi infancia, Petrodolares y Nibanco, sin embargo, hay dos que para mi han sido insuperables: Risk y Monopoly. Todavía, más cerca de mis 30 que de mis 20, me reuno con mis amigos de vez en cuando, birra y whisky incluidos, a jugarlos!!!

Lu-Ca dijo...

George: El Risk es genial y realmente acompaña una buena noche de tragos, el Monopoly me gusta pero como puse en otro post es muy simple.

Entrando al mundo de estos juegos y se nota la cantidad de posibilidades.

Saludos

Lu-Ca dijo...

Se me olvido... ese DOOM: The boardgame vale la pena verlo y si se consigue aquí en el Mall San Pedro

roche dijo...

A mi me encanta el Risk, no soy muy bueno y siempre me quiere dar un shock nervioso por mis ancias de ganar pero es muy divertido.

¿Cúando menjenga?

Lu-Ca dijo...

Uy mae,, hasta que se me quema las manos por una buena mejenga de RISK que hace rato no le doy... mantengamos el reto para cualquier momento.

Saludos